6.9.06

Competencias, conocimientos, capacidades y habilidades

Hace ya algunos años que en medios educativos se habla de competencias y el término empieza a llegar a las aulas, a las reuniones de profesores, a las pruebas de evaluación, etc. A menudo como sinónimo de conocimiento, capacidad o habilidad. Esto no hace más que profundizar en la confusión existente sobre el significado preciso de cada uno de estos términos. No es este el lugar para un trabajo crítico o erudito de las distintas conceptualizaciones de los vocablos, pero puede ser pertinente proponer algunas definiciones simples y operativas. A mi me ha sido útil la conceptualización que propone Joan Mateo, el decano de la Facultad de Pedagogía de la Universidad de Barcelona.

" Cuando alcanzamos la comprensión de un saber desde su lógica interna, la que permite seguir profundizando en su construcción y desarrollo, decimos que hemos alcanzado el dominio o adquisición de un conocimiento.

Cuando relacionamos este conocimiento concreto con un contexto de realidad y ampliamos nuestro campo cognoscitivo entendiendo e interpretando el conocimiento en función de la realidad con la que se relaciona, nos hallamos frente a una
capacidad.

Cuando esta capacidad se manifiesta y permite la aplicación del conocimiento sobre una realidad específica para su transformación, estamos situados en el dominio de las
habilidades.

Cuando una realidad compleja exige seleccionar entre el universo de conocimientos, capacidades y habilidades relacionadas con dicha realidad, aquellas que se requieren para su comprensión y transformación nos encontremos frente a una
competencia. Su desarrollo en la persona exige no tan sólo capacidad de gestión global de las mismas sino también un cierto grado de conjunción con determinadas actitudes y valores personales."

MATEO, Joan & MARTÍNEZ, Francesc
Más allá de la medición y la evaluación educativa
Madrid, 2006; Ed. La Muralla

---

Las directrices educativas de los estados europeos tienden a la convergencia y el término "competencia" está al orden del dia: competencias clave, competencias transversales, competencias específicas o competencias básicas... Será la palabra de moda en los nuevos currículos escolares. ¡Qué Dios nos coja confesados!

15 comentarios:

Anónimo dijo...

muy interesante

elblogdelpedagog dijo...

Las competencias profesionales servirán para certificar aquella experiencia adquirida en el mundo laboral. El aprendizaje no se realiza sólo en el aula.

Miguel L. Vidal dijo...

Muy buen post, muy clarificador. El mérito es explicar términos complejos en pocas palabras. Le haré alguna referencia o mandaré enlace a mi lista de correo.

Miguel L. Vidal dijo...

He vuelto a referenciar este post, me sigue resultando muy útil e interesante cuando escribo de evaluación o de enseñanza aprendizaje.

Alex dijo...

Estimados señores, para evitar confusiones, por parte de la Editorial La Muralla les informamos de que no hemos publicado ningún libro titulado "Más allá de la medición y la evaluación educativa". Disculpen las molestias.
EDITORIAL LA MURALLA, S.A.

gekko dijo...

Gracias
exelente definicion

La definicion la aplico a como
genera capacidades en sus estudiantes, la univercidad de Harvard en la escuela de negocios

y como aplicarla a la vida profecional

Anónimo dijo...

Lo interesante es conocer las competencias o habilidades de un ser, para trabajar o guar el aprendizaje a partir de ellas.

Lorena Castro Aliaga

CHILE.

jordidap dijo...

Hola a todos:
Curioso el comentario de Alex, de la Editorial La Muralla, SA., porque revisando los fondos de esta editorial me encuentro una obra escrita por Joan Mateo y Francesc Martínez titulada "Medición y evaluación educativa" y editada, eso sí, en el 2008. Quizá se trate de una segunda edición, no lo se. Lo que si parece cierto es que el título del libro no era "Mas allá de la medición y la evaluación educativa" sino "Medición y evaluación educativa". Es posible que "Más allá de la medición y la evaluación educativa" fuera uno de sus últimos capítulos. También me sorprende que en este tiempo Boris no ha dado una aclaración al comentario de Alex.

Un saludo

Adriana dijo...

Muchas Gracias, me ha sido de gran ayuda para un curso que estoy realizando. Un saludo!

Valerio Tic dijo...

Efectivamente, como nos informa jordidap, el libro se editó en 2008 y se titulo "Medición y evaluación educativa". El texto al que se refiere la entrada está en la página 268, en el capítulo dedicado a la evaluación de competencias. Supongo que "Más allá de la..." era el título propuesto que se modificaría en la versión definitiva y también supongo que Alex estaba en lo cierto en 2006 y que la entrada surge a partir del borrador del libro, que por cierto es MUY BUENO. ¿Es así, Boris? uN SALUDO.

Boris dijo...

Estimados amigos,
el texto citado en el post está copiado de un material que nos pasó el propio Joan Mateo en una jornada interna de trabajo. Por aquel entonces estábamos con el tema de las competencias en los grupos de formadores de la universidad y el Departament d'Educació. Sinceramente, no recuerdo los detalles, pero creo que Joan mencionó que estaba "en prensa".
Ha pasado el tiempo y todos hemos aprendido más cosas sobre el tema: yo mismo discreparía de algún aspecto de la propuesta, pero creo que sus aportaciones siguen siendo válidas y clarificadoras. Y el tema, como ya se apuntaba, forma parte del discurso actual en educación.

Gracias por vuestras aportaciones.

David Rojas Elbirt dijo...

Gracias, me encantó la diferenciación. Habrá algún gráfico que muestre esto de manera visual?

Anónimo dijo...

En relación con la referencia bibliográfica, solo clarifico que el libro se llama solamente "Medición y evaluación educativa", Ed. La Muralla, 2008. ISBN 9788471337757.
En esta liga se pueden encontrar los datos completos:
http://www.casadellibro.com/libro-medicion-y-evaluacion-educativa/9788471337757/1219786

P Mac dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
P Mac dijo...

Genial. Ahora sólo falta que se mojen y pongan ejemplos completos, para saber si hablamos de galgos, podencos u otras cosas.

Se me ocurre: un arquitecto tiene "competencia" (al menos oficial) para diseñar un edificio, mientras que quien no lo sea, carece de estas competencia (al menos oficialmente)