30.11.14

Premiar

Siempre que hay un ganador debe haber perdedores. Y de forma mucho más numerosa: gana uno y pierden todos los demás.

Si comparas las calificaciones, construyes una jerarquía. Los mejores y los peores. Pero la cultura escolar tradicional lo conlleva. Las calificaciones sin jerarquía son vividas como una estafa: "¿Cómo? ¿Toda la clase tiene un 10? Eso es imposible".

Hace unos años, cursé el primer máster de formación de equipos directivos públicos que promovió mi Consejería. Éramos unos ochenta docentes seleccionados entre mil aspirantes. La gran mayoría, miembros de equipos directivos en ejercicio, gente bregada y comprometida. Había un ambiente formidable, ganas de superarse y mejorar.

Sin embargo, nos ponían nota y nos comparaban. Algunos lo vivían con orgullo y otros con vergüenza. Al final vino la traca, la rimbombante entrega de los títulos en Barcelona de manos de la consejera Irene Rigau. Nos sentaron en filas por orden: de más nota a menos nota. Brutal. A mí me pareció vergonzoso y no asistí.

Ordenar "de mejor a peor" está muy incrustado en la escuela actual. Solamente hace falta ver el ránquing de las mejores escuelas de España del diario El Mundo. En la Khan Academy, por ejemplo, se sitúa a cada alumno en relación a los demás de la clase. Más de lo mismo, pero en digital.

Imagen de Chema Madoz

Y no me habléis de superación y de retos. Eso es imprescindible, pero no en relación a los demás. La única superación decente es superarse a sí mismo. Superar a los demás no es un juego limpio. No se trata de ganar o perder, ni de premiar a los mejores. Se trata de estimular la autosuperación en la escuela. Esa es la única cultura del esfuerzo en la que creo.

21.9.14

Poder en el aula, coacción o influencia

Se puede entender el poder en clase, de forma algo simplificada, como la capacidad de determinar los actos de los demás. En clase todos tenemos alguna parte de poder, aunque el docente se lleva la palma. O no.

Hay dos vías para ejercer el poder sobre los demás: la coacción o la influencia. La coacción es la capacidad de obligar a otro a hacer lo que uno desea. La influencia es la capacidad de estimular a otro a hacer lo que se le propone. Las dos opciones ejercen el poder, pero por diferentes caminos.

Confiar en los alumnos, tratarlos con respeto y amabilidad, no gritarles, ni avergonzarles aumenta nuestra influencia sobre ellos. Aumenta nuestro poder sobre ellos. Obligarles, imponerles, amenazarles, dar órdenes, también aumenta nuestro poder sobre ellos.

La principal diferencia reside en el medio plazo y en la relación pedagógica. En ese caso sabemos que influir sobre los demás es mucho más eficaz que coaccionarles. A las personas nos gusta actuar según nuestra voluntad y nuestro criterio. Y los alumnos son personas, no?

Ejercer el poder en clase de forma correcta no es ‘hacer que las cosas pasen’, es ‘conseguir que los alumnos quieran hacer lo que hay que hacer’. Algo bien sabido en muchas organizaciones. Para lograrlo hay que invertir en la relación pedagógica y desarrollar un poder basado en la influencia. En otras palabras, hay que acrecentar la autoridad sobre las bases de una buena relación.

Buen curso a todos y un abrazo des de l'Institut-Escola Les Vinyes.

6.7.14

Institut-Escola Les Vinyes en #AulaBLOG14

Los amigos de aulaBLOG nos propusieron que presentáramos nuestro centro, el Institut-Escola Les Vinyes, en las IX Jornadas Aulablog14 celebradas en Barcelona. Así que hicimos una presentación general del proyecto educativo y un taller sobre cómo se aprenden la matemáticas en Les Vinyes.

Cesar Poyatos  nos "dibujó" :) Gracias!
Nuestra propuesta educativa se basa en un motor de tres tiempos: el trabajo en las asignaturas, el trabajo globalizado y el trabajo por proyectos.
Para poder desarrollarlo, hemos transformado el currículo, las metodologías y la evaluación. También hemos repensado las funciones y los roles de alumnado y profesorado. Y hemos redefinido la  estructura organizativa y directiva del centro. Un cambio sistémico a nivel de centro que no puedo contar aquí en un post. :)

Nuestro proyecto se lleva a cabo sin ningún tipo de apoyo, normativa o recurso adicional por parte de la administración educativa. Un gran equipo de profesionales, mucho compromiso y trabajo duro hacen posible crear un proyecto educativo de centro (PEC) más allá de su dibujo convencional. Desde el equipo directivo estamos inmensamente agradecidos por este esfuerzo colectivo que hace posible lo imposible.

Afortunadamente no estamos solos, formamos parte de una red de siete centros innovadores catalanes con los que compartimos propuestas, ilusiones y esfuerzos. Lo nuestro es incierto, frágil y provisional, pero es real. Nos sentimos afortunados de poder contribuir a la renovación que la educación necesita de forma imperiosa, más allá de discursos innovadores y palabras altisonantes sobre el cambio educativo.

Nos gusta contarlo y compartirlo. Y sentir que somos muchos los que estamos en el camino, en todas partes y de toda condición. Así que estoy MUY agradecido al magnífico equipo de #aulaBLOG14 por darnos esta oportunidad y por la gran acogida y complicidad que nos han brindado los compañeros de toda España que asistieron a las IX Jornadas AulaBLOG. Gracias, gracias, gracias!

Comparto mi presentación, en la que encontraréis enlaces y referencias a los temas tratados. También la de Sergi del Moral, gran compañero de viaje, que sirvió de guía para el taller "Matemáticas en tres actos. Sin conflicto no hay matemáticas."




18.1.14

Las 10 mejores maneras de hacer listas virales

Yo quise interesar a la gente por la educación, la reflexión pedagógica o la innovación educativa. Pero no salgo de mi círculo de amigos. Oye, que yo quiero llegar a toda la internete!

Seamos francos, la educación ¿importa de verdad a alguien? Amigos, los virales son para cosas más serias. Un baile del caballo, por ejemplo.

Después de rebanarme los sesos, he descubierto que la mejor manera de ser difundido en una red social es haciendo una lista: las 10 mejores aplicaciones, las 9 webs educativas imprescindibles, los 7 días necesarios para una buena semana, los 6 twits de la media docena perfecta, los 5 lobitos más feos, los 4 jinetes más apocalítpticos o los 3 cerditos más fraternos.
#ole! #eureka #loencontre #lovamosapetar

Pues, venga, aquí va la lista de cómo hacer una lista viral:

1. La lista debe tener entre 5 y 10 ítems. Menos no es lista y más aburre al personal. Una lista sin pasarse de listo.

2. En el título del post debe aparecer la cifra. Nada de escribir con letras un número. Qué largo, qué soso, qué convencional. Y gasta #caracteres en el #timeline de tu @lamirada

3. La lista debe leerse de un vistazo. Nada de regalarse en párrafos largos. Si quieres párrafos largos, cómprate una novela, hombre! Esto es la red y vamos con prisas, que detrás de un tuit ya viene otro!

4. Focaliza. O sea, pon una palabra inicial y descríbela, glósala aunque no haga falta. Repite. Todo clarito, clarito. Y mejor en negrita: focaliza.

5. Dale una dimensión temporal o física. Los 10 mejores blablabla del 2014, los 7 imprescindibles blablabla de la década, los 5 blablabla de México D.F. etc. Parecerá que sabes de algo. Y será verdad 2.0 desde hoy mismo.

6. Sé implacable. Ni una sombra de duda, ni un "quizás", ni un "seguramente". ¿No son las 10 mejores? Pues pontifica, implacable. Si el tema está de moda, mejor: MOOC, tablets, Big Data o Learning Analytics. Pim, pam, pum y amén.

7. Elige un metatema. La autoreferencia en la web es lo que viraliza: las TIC, las aplicaciones, los dispositivos, la innovación. Y el rollo social media, eso no falla nunca. Mete la palabra de moda y olvida la substancia, que es lo de menos. Lo substantivo es que sea una lista, insisto.

8. Enlaza a dos o tres gurus del tema. A ninguno más, que se te va el personal. Lo mejor es un post en inglés de un renombrado experto y que sea bien largo: te aseguras de que vuelven después de intentar leer algo imposible, traducido por Google. #fail

9. Deja el autobombo para el final. "Si quieres más listas molonas, sígueme en Twitter. También vale un "Gracias por seguirme!" o "Interésate ya por la educación y síguenos... ¿Lo pillas?

10. Da las gracias x difundir. Quieres que el cohete estalle en todas las redes, pero tampoco eres un borde. Humor con respeto. O mejor: #humor con #respeto.

Ya está.
Gracias por sonreír.
Y ahora:

Twittéese!!

27.10.13

Se portan mal y no pasa nada!

¿Quién no ha oído la frase "Se portan mal y no pasa nada!"?

Es una afirmación equivocada porque siempre pasa algo: queda impune una falta, se ignora un error, se consagra cierta tolerancia, se escatima una reflexión, se pierde una oportunidad de castigar o de aprender...

Para muchos profesores lo esperado ante una conducta negligente es un castigo. Pongamos "castigo educativo", para ser exactos. Aunque creo que eso, en realidad, no existe.

La mirada pedagógica sobre el mal comportamiento obliga a tres acciones. El orden es lo de menos, pero los tres actos son necesarios:

1. Reconocer la culpa. Es decir, reconocer la responsabilidad sobre el mal comportamiento. El alumno debe entender y aceptar la responsabilidad que tiene sobre sus actos. Pero de verdad, no para escabullirse de la situación.

Esto implica superar las tres grandes técnicas de exculpación: "Yo no he sido!" + "Hay otros haciendo lo mismo!" + "Siempre me lo dices a mí!". Yo lo cuento a mis alumnos e incluso lo pasamos bien identificando las tres excusas en muchas ocasiones.

Ser responsable
2. Reparar el daño. Arreglar el estropicio, reparar la falta. Hablar con el ofendido, entender la situación. Naturalmente hay cosas irreparables, pero son las mínimas. En el Institut Escola Les Vinyes no solamente se abona el coste de la reparación, se acompaña a la persona que lo realiza y se le ayuda, sea un conserje, sea un operario externo.

3. Pedir perdón. Es lo más difícil, sin duda, aunque sea una petición sentida. Y debe serlo siempre. Yo no obligo a pedir perdón a nadie que no sienta que debe hacerlo: trato de que se ponga en lugar de la víctima para que logre la empatía necesaria para este difícil cometido. A veces es un tema de tiempo, simplemente. El tema del perdón es muy serio en la educación y en la convivencia entre personas. Me gustaría tratar de ello en otro post...

Para mí, aquí termina la función educadora. Y con ello, la disciplina en la escuela! Lo demás lo acepto, admito, acato. Pero no creo que la punición mejore el comportamiento en la formación de niños. Si acaso lo hace, como afirman los conductistas, es a un precio demasiado alto. El precio de inculcar unos valores que son nefastos: los del miedo, la sumisión y la imposición del poder. El ojo por ojo es un estadio moral poco noble. Castigar enseña a las víctimas a ser castigadores: cuando tengas el poder, ya castigarás, ahora sométete!

Por cierto, gestionar así las conductas es muy cansado y muy costoso. Requiere tiempo, serenidad, habilidades comunicativas, empatía, respeto, generosidad. La resolución de un pequeño incidente puede tardar dos o tres días en cubrir las tres etapas. Mandarlo al despacho del jefe de estudios, en cambio, es cosa inmediata...

Y es que la verdadera educación de la conducta de los niños es una carrera de fondo. Todos los buenos educadores lo saben, sean padres o maestros. Enmiendo lo dicho: se portan mal y deberían pasan determinadas cosas.