20.5.12

Pagar por trabajar en una escuela pública


La huelga estatal de educación del próximo martes 22 es la última huelga educativa que hago. Porque la huelga me parece un sistema inadecuado de protesta en los servicios públicos. Porque creo que perjudica a nuestros alumnos, a nuestras clases y a nuestros centros. Porque afecta poco a nuestros verdaderos “patronos”, la administración y el gobierno local y damnifica la imagen de los centros públicos y de sus trabajadores.

Comparto completamente los motivos de la huelga, pero no los métodos. Siento que la defensa imprescindible de la educación pública requiere otras iniciativas, más positivas, más directas, más efectivas, más adecuadas a los tiempos actuales. No tengo claro qué hay que hacer, pero hago esta propuesta concreta, que es mejor que nada, para futuras movilizaciones.

La próxima huelga voy a ir a trabajar pagando. Voy a entregar la nómina de ese día a la Asociación de Padres y Madres de mi centro. Y voy a dirigir una nota a mi comunidad educativa parecida a esta:

Estimados pares y madres, 
Dada la gravedad del deterioro de la educación pública que estamos padeciendo considero imprescindible actuar y hacer acciones positivas más allá de la queja y la protesta.  
Adjunto con esta nota mi salario correspondiente al día de huelga convocado. Administradlo según vuestro parecer para que pueda ayudar a la mejora de la educación pública: comprando materiales para el centro, financiando recursos educativos para las familias en paro, ayudando a cubrir déficits económicos de las actividades extraescolares, dotando de recursos la biblioteca del centro… 
Os pediría que reflexionarais con vuestros hijos sobre la importancia de la escuela pública y la necesidad de su defensa. Yo no voy a hacerlo en clase, porque no quiero incurrir en la demagogia o el adoctrinamiento. Vamos a trabajar con normalidad y tesón, como hacemos cada día. 
Solamente me queda agradecer la confianza que depositáis en la educación pública y en sus profesionales. Que sea por mucho años! 
Cordialmente, 
Boris Mir, profesor de educación secundaria

Voy a tratar de convencer a mis colegas del claustro para que se sumen a esta propuesta. En mi centro hay alegría y compromiso, trabajo exigente y ganas de mejorar. Todos estamos por la pública, pero desencantados y entristecidos por los escasos efectos de las huelgas. El sueldo de todos no es mucho, pero tiene un gran valor simbólico. Quizás ayudemos a recapitalizar nuestros centros, a lo mejor podemos dar ejemplo a las familias y hacer que se sumen a la defensa de la educación.



Seguro que habrá otras alternativas. Seguro que se puede mejorar esta propuesta. Busquemos más formas de ayudar a la educación pública, más allá de la queja que nada ofrece. Estaré interesado en conocerlas y en sumarme ellas.

12 comentarios:

Montse dijo...

Boris és una bona idea.

Jaume dijo...

A la darrera reunió de l'AMPA de l'escola del meu fill gran vaig fer un comentari en la mateixa línia del que en el fons proposes.

Se'ns preguntava si com a AMPA es donaria suport a la vaga dels mestres del dia 22.

Personalment no entenc que hi hagi d'haver una vaga de mestres quan el problema és el risc de pèrdua de qualitat de l'escola pública. Cal una mobilització social de tota la comunitat educativa, no només dels mestres. I està clar que la mobilització de tota la comunitat no es farà un dia feiner a les 12h del migdia.

Miguel Gil dijo...

Totalmente de acuerdo en buscar formas de lucha imaginativas y la propuesta me parece excelente.No estoy de acuerdo con no tratar con los alumnos la problemática. Yo no entiendo que se deba dar clase como si tal cosa. Yo invitaría a los padres a compartir, toda la comunidad educativa, la gravedad de la situación. Los alumnos y las familias también tienen mucho que decir y sólo con ellos se puede vencer este ataque frontal contra la educación pública.

Gabriela Sellart dijo...

Cuando mi hijo iba al jardín, los docentes de su escuela (era una escuela pública), trabajaban los días de paro, pero adherían. En el momento de la entrada, la directora hablaba a padres y alumnos y contaba las razones de la protesta. Así me enteraba de muchas cosas que no salían en los medios. Pero además, era una buena oportunidad para hablar con mi hijo sobre el trabajo, el salario y las condiciones laborales. Y por supuesto, me ayudaba a valorar más el trabajo de esas docentes y me sentía parte de la comunidad educativa.
Hago mías las palabras de Miguel Gil.
Mucha suerte.

Anónimo dijo...

Aquí otra propuesta que se está debatiendo en aras del bien común y que me parece de mayor rentabilidad: Para apoyar la importancia de la educación pública todos los docentes trabajarán gratis. Esta propuesta es mejor porque así incluso bajaremos juntos el déficit de la Comunidad Valenciana.

Boris Mir dijo...

Monte,
No sé si és una bona idea, però almenys és una idea. El seu valor està en el qüestionament dels mètodes tradicionals de protesta i en el compromís que expressa. Vull dir que em sembla que hem de trobar altres formes de defensar l’educació que no la vaga i la queixa permanent. Si més no, és un gest.
Una abraçada,
Boris

Boris Mir dijo...

Jaume,
Jo tampoc no entenc que una vaga sigui de mestres, quan el problema és el deteriorament de l'escola pública. Totalment d’acord amb que cal una mobilització social de tota la comunitat educativa. Crec que un dels problemes que tenim és la manca de modernització dels sindicats i dels líders sindicals educatius. Cal una renovació en molts àmbits...
Cordialment,
Boris

Boris Mir dijo...

Gracias por tu generosa valoración, Miguel. Seguramente tienes razón, pero también hay un peligro de manipulación o demagogia que hay que evitar. No me gusta utilizar a los niños para reivindicar la educación. Invitar a los padres y debatir públicamente es una cosa y adoctrinar en clase a los niños es otra... Sin lugar a dudas, los alumnos y las familias también tienen mucho que decir y sólo con ellos se puede salvar la educación pública.
Muchas gracias por venir y comentar!
Un abrazo!
Boris

Boris Mir dijo...

Gabriela, que magnífico ejemplo a seguir.
A mi también me pasa que veo la escuela pública por dentro y por fuera, ser padre y ser docente no es lo mismo.
Quizás otros docentes se adhieran a la propuesta, quizás evolucione hacia algo mejor y más potente. Ojalá!
Gracias por tu comentario
Un abrazo muy fuerte!
Boris

Lucía.F dijo...

Coincido totalmente, hasta el momento mi opinión la tenia tenia guardada, porque a los amigos con los que me relaciono solo defienden la Ed. Pública con dos frases típicas: más horas por menos dinero, y más alumnos por clase.(repitiendo y repitiendo la frase)

Y yo con falta de respiración por no poder gritar: ESO NO ES DEFENDER LA ED. PÚBLICA!!!.

Tu propuesta me parece genial, ya tienes una Pedagoga-seguidora.

Un saludo

Anónimo dijo...

Crec que és molt interessant que comencin a sortir entre els docents, jo ho sóc, una mirada mes amplia i realista. Cal trobar mesures que impactin perquè la tossuda realitat ens porta a veure que les vagas avui per avui, encara que no sapiguem perquè i ens desagradi, no impcaten en el canvi i en la millora i encara menys en el treball de buscar solucions amb l'administració. Cal no oblidar que és allà on es prenen les decisions, ens agradi o no.
Com trobar maneres per a millorar , mirant disn i forsa de les escoles?
No se si aquesta idea pot arregalr coses, jo la trobo creativa i pràctica tot i que li faltaria alguna part d'impacte en el context o sistema educatiu per no caure en mesures només locals.
Gràcies per a fer pública la teva idea. Espero que ens animi a veure que si les solucions de sempre no serveixen cal trobar-ne de noves.

Boris Mir dijo...

Hola Lucía,

También tienen razón tus amigos: son más horas por menos dinero y más alumnos en clase. Pero el tema es qué decisión tomamos en esta situación y qué hacemos para mejorarla. La queja es insuficiente, a mi entender. Y la huelga, también.

Muchas gracias por sumarte a la propuesta!

Un abrazo,

Boris