25.4.10

Agentes del cambio educativo

El incremento de las infraestructuras educativas tiene un impacto bastante limitado en la mejora efectiva del aprendizaje, pero tiene importantes consecuencias indirectas que pueden ser una oportunidad para estimular otras medidas pedagógicamente más relevantes. Ya expusimos nuestro escepticismo respecto al tecnodeterminismo que subyace en los planteamientos del plan Escuela 2.0, pero esto no merma las posibilidades de todo tipo que se generan. Algunas magníficas, otras nefastas.

Una baza determinante para aprovechar esta oportunidad se juega en la misma gestión del cambio, muy compleja y muy difícil. Alguien, en cada equipo docente, en cada centro, en cada zona educativa, en cada unidad administrativa... debe actuar como agente del cambio para que la nueva infraestructura tecnológica sea el espolón que genere acciones que mejoren de verdad el aprendizaje.

Como bien ha documentado Michael Fullan, las fuerzas efectivas del cambio son un conjunto de variables tales como la presencia distribuida de agentes del cambio, el énfasis en la transformación del contexto, el velar por la coherencia del proceso, el apoyo en valores educativos profundos o la tolerancia ante la incertidumbre. Alguien debe velar por todo ello, de forma explícita y notoria. ¿Y quién mejor que los propios docentes?

En Cataluña se está promoviendo en todos los centros que participan del Projecte eduCAT1x1 la creación de un “equipo impulsor”, el cual debería asumir esta responsabilidad. Por ello, a mi entender, los equipos no deberían ser un reflejo de la estructura organizativa de los centros, sino un reflejo de la presencia en ellos de agentes del cambio. Los libros de management los llaman “líderes naturales de las organizaciones”. Yo los identifico con profesores y profesoras a los que todo el mundo escucha cuando hablan en los claustros y que son capaces de comprometer a la gente a la acción. Sin su contribución, el impacto será mínimo y marginal, pues ya tenemos experiencias de dotaciones tecnológicas y cambios de todo tipo que han resultado estériles. No veo otro modo de lograr este compromiso que personalizando el Plan Escuela 2.0 en cada escuela o instituto.

Por ello, creo que estos equipos impulsores deberían establecer el ritmo y el grado de cambio que convenga a su centro –innovación disruptiva o innovación tranquila!– y hacer un plan realista a corto y medio plazo, encontrar apoyo interno y externo para dar cobertura a los cambios y, sin duda, implicar a la comunidad educativa. Un verdadero reto, pero, ¿alguien dijo que esto iba ser fácil?
En fin, los agentes del cambio educativo son personas que, distinguiendo los temores de los problemas, hacen cosas y saben aprovechar las oportunidades en beneficio de todos. Vamos a hacer un esfuerzo titánico durante un par o tres de cursos para adoptar toda esta tecnología. Si no lo hacemos bien, todo esto servirá para bien poco desde la perspectiva estrictamente educativa...

12 comentarios:

Domingo Méndez dijo...

Estupendo Boris, yo creo que eso es así de sencillo.

Boris Mir dijo...

Hombre, Domingo, sencillo, sencillo... tampoco es! ;-)
Sin duda es necesario y, seguramente, también es imprescindible para no estrellarnos y derrochar esfuerzos y dineros para nada.
Un abrazo!

surcos dijo...

Creo que expones un idea sencilla y práctica.
Me gusta esta reflexión y es cierto que hay personas muy válidas en nuestra vida cotidiana que harían más por la escuela 2.0 que cursos que se impartan.
La respuesta siempre está en las bases.
La únicas pega que veo es la difícultad que a veces tienen esos "líderes" en sus propios centro. ?

Domingo Méndez dijo...

Lo de sencillo me refiero a la forma de expresarlo, no al fondo de la cuestión pero bueno, aprovechando la fechas es que estamos, ahí va lo que escribió Miguel Hernández.

¿Quién habló de echar un yugo
sobre el cuello de esta raza?
¿Quién ha puesto al huracán
jamás ni yugos ni trabas,
ni quién al rayo detuvo
prisionero en una jaula?

Alejandro Sarbach dijo...

Gracias por este post. Me parece muy acertada la idea de promover equipos promotores de cambio en los institutos. Refleja una concepción radicalmente opuesta a la típica funcionarial-administrativa. Personalizar los proyectos de centro, creo que es la clave.
Un saludo.
Alejandro Sarbach

Boris Mir dijo...

Estimada Surcos,
a mi me incomoda un poco el término líder porque tendemos a asociarlo a “jerga empresarial” o, en el mejor de los casos, a cierto despotismo ilustrado, tan caro a pedagogos como a antipedagogos! Un líder no es aquel que impone su visión, sino aquel que es capaz de generar consenso, compromiso con la tarea y, simplemente, crear optimismo. Así que las dificultades que apuntas deberían ser únicamente retos para un verdadero líder...

Rayos y huracanes! Caramba, Domingo, tú si que sabes! :-)

Alejandro,
creo de verdad que sin equipos no hay impacto en los centros. Todo se reduce a actos de heroísmo de ciertos profesores que se agotan en empeños personales. A menudo equivocados ya que, a mi entender, constituyen la cara antagónica –pero simbiótica...- de la típica actitud funcionarial-administrativa que comentas. El tema de fondo quizás es la responsabilidad compartida, una necesidad imperiosa en todo el sistema educativo que solamente puede forjarse a través del consenso y la cooperación y confianza mutua entre los docentes de cada centro. Los generadores de este escenario son, a mi parecer, los líderes que tan urgentemente necesitamos en todas partes...

En fin, gracias a todos por vuestra lectura y por los comentarios.

marimar dijo...

Expresar de manera clara las realidades y situaciones complejas. Una síntesis estupenda y una guía para la actuación.

PEDAGOGICA SABER dijo...

¡Hola amig@ de la pedagogía! ¿Quieres interactuar con nosotros sobre temas importantes en la formación humana en la sociedad del conocimiento? Te invitamos a http://pedagogicasaberblogspot.com

Boris dijo...

Gracias por tu valoración, Marimar.
A mi lo que más gusta es hacer cosas y por eso me salen listas de tareas... Y luego pienso: ¿Servirán? ¿Lo haremos bien? En fin, vamos a intentarlo. :-)

Gracias por el enlace, pedagogica saber.

CARMENCITA dijo...

ESTUPENDA REFLEXIÓN, TODOS LOS PROFESORES DEBEMOS SER CONSCIENTE QUE SOMOS AGENTES DE CAMBIO, PARA EL DESARROLLO DE NUESTRAS COMUNIDADES DONDE LABORAMOS, DEBEMOS TENER CONFIANZA MUTUA COOPERACIÓN ENTRE LOS DOCENTES.

OLGA VASQUEZ dijo...

TODOS LOS PROFESORES DEBERIAMOS SER AGENTES DE CAMBIO EN DIFERENTES INSTITUCIONES EDUCATIVAS, CON ESTE NUEVO ENFOQUE AYUDAREMOS A LA MENTALIDAD DE LAS PERSONAS QUE ESTÁN ALREDEDOR DE NOSOTROS Y DE LAS COMUNIDADES DONDE SE LABORAN,TENIENDO NUEVAS PERSPECTIVAS EDUCATIVAS EN BENEFICIO DE LA NIÑEZ, CON NUEVAS TÉCNICAS DE ENSEÑANZA Y ORIENTACIONES.

Maribell mosqueira caballero dijo...

COMO AGENTE DE CASTRA PERSPECTIVMBIO DESDE NUEA COMO DOCENTES COORDINADORES DE PRONOEI PODEMOS HACER MUCHAS COSAS, POR EJEMPLO A TRAVES DEL PRESUPUESTO PARTICIPATIVOS DEL MUNICIPIO GESTIONE. BANCO DE MATERIAL EDUCATIVO CONCRETO, CONSTRUCCION DE INFRAESTRUCTURA MODERNA TIPO HONGO, IMPLEMENTACION DE MOBILIRAIO, IMPLEMENTACION CON ESTANTES, Y OTROS PERO EN FORMA ANUAL A INSISTENCIA Y MUCHA EXIGENCIA, CUESTA PERO SE LOGRA, DE HECHO ES LARGO CAMINAR.