22.1.07

El estatus del error en la escuela

Parece de sentido común defender que en la escuela todos deberíamos tratar de evitar los errores. En una escuela ideal, el profesor y el alumno que realizaran bien su labor minimizarían los errores y, en caso de aparecer, “los corregirían”. A pesar de la notable simplificación de lo expuesto, esta concepción es muy común entre profesores, alumnos y padres: el error manifiesta un “fallo” atribuido al profesor (“esto no se ha explicado bien”) o al alumno (“esto no se ha aprendido bien”). Dado el estatus negativo del error, es sensato tratar de evitarlo a toda costa. Nadie está cómodo con los errores, pues cuando aparecen indican o bien una “falta” del alumno o una la labor deficiente del profesor. Me refiero, por supuesto, a los errores que cometen alumnos comprometidos con su trabajo y no a los errores atribuidos a la dejadez, la pereza o la desidia.

Esta consideración del error conlleva dos posturas simétricas. Si la responsabilidad de evitarlos es del alumno, el modo de tratarlos es a posteriori: el profesor los detecta y el alumno los corrige. Si el error se repite el profesor puede sancionarlo para forzar al alumno a asumir su responsabilidad de corregirlo. Si la responsabilidad de evitar los errores es del profesor, el modo de tratarlo es a priori: el profesor debe prevenirlo, anticipando en su labor docente las dificultades con las que se va a encontrar el alumno. Si el error se repite el profesor debería replantearse sus propuestas didácticas.

Examinar las concepciones del error no es una bagatela de un profesor ocioso. Estas concepciones tienen unas consecuencias tremendas. Si el error tiene un estatus negativo, todo el mundo trata de ocultarlo cuando no sabe cómo evitarlo. El alumno que desconoce la grafía correcta de una palabra, busca inmediatamente un sinónimo. El alumno que no es capaz de comprender un problema, lo resuelve memorizando la mecánica de la operaciones. El alumno que se siente inseguro con las oraciones subordinadas, redacta frases breves y cortas. Es decir, los alumnos desarrollan estrategias para ocultar lo que no saben. Si escondemos lo que no sabemos, no podemos interrogarnos sobre las causas de esa ignorancia! La ocultación del error, paradójicamente, impide el aprendizaje.

Afirma Astolfi que el estatus didáctico que se da al error es un buen indicador del modelo pedagógico utilizado en clase. Y sostiene, con razón a mi entender, que los errores no son faltas condenables ni fallos de programa: son síntomas de los obstáculos con los que se enfrenta el pensamiento de los alumnos. Debemos, pues, despenalizarlos y concederles otro estatus: los errores son indicadores de procesos y, consecuentemente, el modo de tratarlos es in situ.

Un libro que aborda magníficamente todo este tema es “El error”, un medio para enseñar de Jean Pierre Astolfi. Astolfi, profesor de Ciencias de la Educación en la Universidad de Rouen, hace un buen examen del estatus del error, un serio análisis de su naturaleza según Bachelard y Piaget, una tipología sugerente de los errores de los alumnos y, finalmente, una mirada a los aspectos didácticos, estratégicos y afectivos del error. Os presento el cuadro que propone sobre los errores. La primera columna indica la naturaleza del error, pues, sin duda, no todos tienen el mismo origen. La segunda, más sugerente, nos propone qué aspecto debemos analizar y qué trabajo podemos realizar.

[Pulsar en la imagen para poder leer alguna cosa!]


ASTOLFI, J.P. (1997) El error, un medio para enseñar; Sevilla, 1999; Díada Editora

VESLIN Jean & Odet Corriger des copies, évaluer pour former
París, 1992; Pédagogies pour demain. Hachette Education.

Para saber un poco más se puede pasar por aquí y por allá. O leer el artículo de Christian CANGE & Jean-Michel FAVRE
L'enseignement des mathématiques dans l'enseignement spécialisé est-il pavé de bonnes analyses d'erreurs?” publicado en Éducation et francophonie, Volume XXXI, No 2, automne 2003.


- - -

Hace algunas semanas surgió entre un grupo de profesores catalanes el tema del error y escribí una temeraria Apología de los errores. No sin cierta dosis de provocación, el texto sostiene que los errores son necesarios y nos hacen mucha falta... porque aprender es arriesgarse a errar.

7 comentarios:

José Fernando dijo...

Yo les digo a mis alumno: si al intentar resolver un problema os equivocáis, aprenderéis el doble cómo se resuelve y dónde se pueden cometer los errores.

Anónimo dijo...

Mi mejor profesor de secundaria siempre nos decía: "Tranquilos, que estamos aquí para cagarla, no para acertarla" Y no era una pose, era su actitud pedagógica. Nos evitó muchas horas de tedio escolar.

Prof. Iris Fernández dijo...

Excelente post!! A veces parece, al menos en Argentina, que está claro esto de que "del error se aprende". Sin embargo, se ven muchas madres y docentes enojadas con quien cometió un error. También muchos individuos que festejan el error sin comprender que lo importante de los errores es aprender de ellos, no sólo admitir su existencia.
Saludos

Carme Barba Corominas dijo...

Un article molt interessant, em pregunto i et pregunto com el podem relacionar amb la metodologia de la PBL "Aprenentatge basat en la resolució de problemes", ja que davant un error ens hi hem d'enfrontar com un problema que cal resoldre, oi?
Carme

B dijo...

El tema de los problemas es un verdadero avispero! Si tengo un rato, me gustaría hablar de ello, José.

En efecto Iris, el error tiene el gran problema que siempre va unido a la evaluación. Y, claro, nadie quiere ser evaluado negativamente. Yo procuro que quede muy claro en clase que hay dos momentos diferentes para encarar el error: mientras estamos aprendiendo y mientras estamos tratando de determinar qué hemos aprendido. Los alumnos deben tener un tiempo para explorar, reflexionar, probar, analizar, dudar… es decir, aprender. En mis clases, durante ese tiempo está prohibido calificar! Hasta que les dijo “Chicos, ¿estáis listos para determinar qué hemos aprendido? Pues vamos a examinarnos!”

Benvolguda Carme,
No crec que un error sigui substancialment “un problema”. Crec que més aviat és un senyal que ens indica l’existència d’una dificultat, l’efecte d’una causa que cal cercar y analitzar. Per a Bachelard els errors són indicadors d’obstacles i per a Piaget són, més aviat, indicadors de que hi ha un esquema mental que no és adequat per a interpretar correctament una situació, problema, etc. La presa de consciència per part de l’alumne d’aquesta contradicció seria el famós “conflicte cognitiu”.

Gabriela Monzón dijo...

Coincido con lo que se plantea sobre el error y soy una convencida de que es una oportunidad y no un obstáculo para aprender. La cuestión es cómo se aprovecha, se utiliza, se parte de él.
A veces, cuando trabajo oralmente con mis alumnos y alguno dice algo "errado" a una pregunta que pretende precisamente "ir más allá", yo le agradezco lo dicho y le digo que eso me "viene como anillo al dedo" para algo que quería plantearles, o que sobre lo que quería reflexionar, me miran con cara de "esta mujer está loca". Les cuesta un poco sacarse el miedo de responder "mal" de la escuela tradicional, y yo les digo que el hecho de que se "equivoquen" me da ocasiones, me posibilita que aprendamos más.

fresia dijo...

me interesa profundamente el tema de los errores, en un plano general; como futura profesional de la educacion, es un tema que me gustaria seguir investigando, ya que considero que puede ser muy positivo revalorar el concepto de erro, que contiene una negativa vision en general.